Acerca del Monasterio de Suesa

Ubicado en la región de Cantabria, al sur de España, el Monasterio de Suesa es la sede y hogar de las Monjas Trinitarias pertenecientes a la Comunidad de Suesa. Aparte, cuenta con una hospedería y una escuela de oración, abriendo sus puertas a todo aquel que desee vivir una experiencia cercana a la vida monástica.

En este post, hablaremos brevemente sobre el Monasterio de Suesa: su historia, su edificación, y lo que hoy en día ofrece a la comunidad en general.

Historia del Monasterio de Suesa

La construcción del Monasterio de Suesa comenzó en 1868, y tomó casi veinte años en concluir. Esta obra fue financiada por Doña Juana López Basabe viuda de Gazmuri, principal benefactora de la Comunidad de Suesa desde el momento de su creación. Cabe destacar que Doña Juana no llegó a ver culminado el edificio, ya que falleció en 1882.

Pocos años después, exactamente el 31 de enero de 1887, abre sus puertas el Monasterio de la Purísima Concepción y de San José de Suesa. De esta manera, la Comunidad Trinitaria de Villaverde tiene finalmente una sede definitiva, después de ocupar varios asentamientos mientras era construido el monasterio.

Desde su apertura, el Monasterio de Suesa funcionó como colegio para niñas, y luego también para niños, teniendo también la ganadería como su fuente adicional de ingresos. Sin embargo, ambas actividades del monasterio fueron cesadas en 1974.

Después de un breve período de reflexión y evaluación, en 1975 se pone en funcionamiento una hospedería en las antiguas instalaciones del colegio. Dos décadas más tarde se crea la escuela de oración. Tanto la hospedería como la escuela de oración siguen en pleno funcionamiento en la actualidad.

Hoy en día, el Monasterio de Suesa recibe con los brazos abiertos a todo aquel que esté en búsqueda de la espiritualidad, o bien, desee tener un acercamiento a la vida monástica.

La edificación

El conjunto del Monasterio de Suesa está compuesto por dos bloques de edificios contiguos. Tanto la entrada al monasterio como la hospedería se encuentran en la cara norte. Aparte, la edificación está rodeada de jardines y árboles, los cuales contribuyen al entorno de calma y paz que lo caracterizan.

Mi amigo Fernando de Volquetes Capital Federal me comento que las edificaciones datan de principio de siglo. El tiene mucha idea porque trabaja en la industria de la Construcción en Buenos Aires, Argentina.

Como dato curioso, la edificación tiene muchas partes inspiradas en el Monasterio de Trinitarias de El Toboso, del cual provenían las monjas fundadoras de la Comunidad de Suesa. Una de esas partes similares es el claustro central, formado por ocho arcos de piedra tallada sin ornamentación, siguiendo la sencillez que caracteriza a la Orden Trinitaria.

La vida en el Monasterio de Suesa

La Comunidad de Monjas Trinitarias de Suesa que habita en el monasterio sigue un estilo de vida contemplativo o monástico, viviendo en la presencia continua de Dios Trinidad. Dicho ideal de vida trinitario se apoya en la vida comunitaria, el trabajo consciente y en la oración personal y comunitaria.

Aparte, el edificio fue ideado para favorecer un ambiente de silencio y de soledad, siguiendo lo establecido por la Regla de San Juan de Mata.

Por otro lado, los alimentos que se consumen tanto en el Monasterio como en la hospedería son de su propia huerta, y los animales que consumen son criados por las mismas monjas.

La hospedería

En 1975, el Monasterio de Suesa pone en funcionamiento su hospedería. La misma ocupó en un principio los antiguos espacios usados del colegio, ampliándose luego hacia la cara norte del monasterio, donde está ubicada hoy en día.

Cabe destacar que esta hospedería no es un alojamiento turístico, sino un espacio de acogida. Se trata de un lugar sencillo, cómodo y funcional, abierto para todos aquellos que estén en busca de interioridad.

La Escuela de Oración

Orientada principalmente a los jóvenes, la Escuela de Oración del Monasterio de Suesa ofrece distintas experiencias que brindan un acercamiento a la vida monástica, tales como: retiros, campos de oración y trabajo, Pascua contemplativa y trabajo voluntario en el Monasterio.

Aparte, la Escuela de Oración ofrece a jóvenes adultos y adultos en general los “sábados de silencio”. Estos encuentros tienen lugar un sábado al mes, y en ellos los participantes se sumergen en la oración silenciosa.

Contacto

Para comunicarte con el Monasterio de Suesa, puedes hacerlo vía telefónica al +34 942510021, o al correo electrónico monjasdesuesa@gmail.com.

Historia de la Comunidad de Suesa

La Comunidad de Suesa se encuentra radicada en esta población de Cantabria, al sur de España. Fundada en la segunda mitad del siglo XIX, es una de las comunidades más jóvenes de las Monjas Trinitarias y pertenece a una ramificación de la Orden, conocida como Trinitarias Reformadas o Recoletas.

Si te interesa conocer más sobre esta comunidad, sigue leyendo. En este post hablaremos de la historia de la Comunidad de Suesa: sus inicios, las actividades que han desarrollado, entre otros datos de interés.

Comunidad de Suesa España

Fundación de la Comunidad de Suesa

La creación de la Comunidad de Suesa data del 6 de mayo de 1860. Fue fundada por la Madre Cruz de la Purísima Concepción, quien llegó a la región junto con otras cuatro monjas, todas provenientes del Monasterio de Monjas Trinitarias de El Toboso, Toledo. Con su llegada, llevaron a cabo la primera Fundación de Monjas Trinitarias en Cantabria.

Esta fundación contó con el apoyo económico de Doña Juana López Basabe viuda de Gazmuri. De hecho, ella financió la construcción de un monasterio que sirviera de sede definitiva para la comunidad de monjas, la cual llegó a ocupar varios asentamientos.

En 1874 se produce el fallecimiento de la Madre Cruz, fundadora de la comunidad. Su sucesora, la Madre Luciana del Espíritu Santo, continuó con la tradición de nuevas fundaciones, creando asentamientos en Suances y Laredo. Aparte, dio los primeros pasos para el traslado de la Comunidad Trinitaria en Villaverde a la sede definitiva en Siesa.

El 31 de enero de 1887, la comunidad se traslada de forma definitiva al actual Monasterio de Suesa. Desde entonces, esta comunidad ha habitado esta edificación de forma ininterrumpida, a excepción de un período de año y medio donde tuvieron que abandonarlo debido a la Guerra Civil española. Sin embargo, la comunidad se reagrupó en agosto de 1937, y retomó sus actividades dentro de esta sede.

Monasterio

Inicio de Actividades en el Monasterio

Desde su creación, la Comunidad de Suesa se dedicó a la enseñanza. Esta labor se intensificó una vez instalada en el monasterio, adecuándolo a la brevedad y poniendo en marcha el colegio de niñas. Posteriormente, se incorporó la enseñanza de niños.

La comunidad se dedicó también a la ganadería como medio de sustento. Aparte, contaban también con un huerto y con animales como gallinas y conejos. Todo esto era atendido por las mismas monjas.

Sin embargo, en 1974 se tomaron decisiones que cambiaron el rumbo de la Comunidad de Suesa. El colegio cierra de forma definitiva y se suprime la ganadería. Esto implicó serias dificultades económicas, ya que eran las principales fuentes de sustento de la comunidad.

Un año después, en 1975, se decide poner en marcha una hospedería en las antiguas instalaciones del colegio. Esto se hace de forma tímida, teniendo como baza el vínculo que ha existido entre las hospederías y los monasterios a lo largo de la historia. Con el paso de los años, esta hospedería fue ampliándose, llegando a ocupar la antigua vaquería, y posteriormente, la parte norte del monasterio.

Por otra parte, el Monasterio de Suesa se convirtió en lugar de referencia para todos aquellos buscadores de Dios. Desde entonces, allí llegan muchos hombres y mujeres a pasar días buscando el silencio, la paz y la interioridad que no pueden encontrar en su entorno cotidiano.

Historia reciente de la Comunidad de Suesa

Entre 1985 y 1990, la Comunidad de Suesa pasó por un serio período de reflexión. Incluso, se llegó a considerar el cierre del Monasterio de Suesa debido a la falta de vocaciones. Tras ese período de reflexión, se vio que era necesario hacer cambios para lograr una mayor cercanía a la sociedad en ese momento.

De hecho, entre 1990 y 1991 la Comunidad comenzó a realizar talleres de oración sistemáticos. Posteriormente, fueron sustituidos por campos de oración y trabajo, los cuales tienen como objetivo hacer que los jóvenes entren en contacto con la vida monástica.

En la actualidad, la Comunidad de Suesa mantiene el enfoque orante contemplativo de su vocación. Además, mantiene su iglesia abierta para todos aquellos que deseen acercarse a orar en silencio y soledad.